Antes de tocar el concepto de lenguaje  y aprendizaje, es necesario comprender algunos autores que abordan el tema y para esto tomaremos a Gagné quien afirma que: “el aprendizaje se considera como tal el resultado de la interrelación entre persona y ambiente, siendo un cambio de tipo comportamental, conductual e incluso de disposición o actitud respecto a una parte o la totalidad de la realidad”. Gagné, R. (1970). Lo que me hace afirmar que el  aprendizaje es el proceso de adquisición de conocimientos, habilidades, valores y actitudes que posee un ser humano.

En los niños  de preescolar se podría enunciar que el cuerpo hace parte fundamental de su proceso de aprendizaje y conocimiento. Por medio de este, se descubre el mundo y sus capacidades empezando a establecer una comunicación e interacción  con los demás. En este sentido, el aprendizaje consiste en adquirir, procesar, entender y aplicar una información que nos ha sido enseñada o que hemos adquirido mediante la experiencia a situaciones reales de nuestra vida.

Por otro lado, encontramos que el  lenguaje es la capacidad innata que tiene el ser humano para comunicarse, utilizando diferentes formas como por ejemplo, lo oral, lo escrito o la utilización  de signos convencionales.

Los niños nacen con una manera innata para construir y asimilar estructuras de lenguaje; de acuerdo  con el influyente lingüístico Noam Chomsky., en su teoría de la gramática universal, postula que todos los lenguajes humanos están construidos sobre una base estructural común; por lo tanto Chomsky argumenta que la adquisición del lenguaje ocurre por la capacidad  que tiene el niño de reconocer la estructura basal que es la raíz de cualquier lenguaje.

A lo anterior se puede decir que el niño desde el vientre de la madre empieza a escuchar sonidos. Al nacer  van asociando estos sonidos para ir adquiriendo un lenguaje, ya que lleva un acercamiento previo. Este lenguaje se va adquiriendo a lo largo de la vida y poco a poco se va desarrollando mejor, a lo largo de sus experiencias.

Teniendo un poco más claro estos dos conceptos, se puede decir que van de la mano. No se puede desligar el uno del otro cuando hablamos de los procesos en el desarrollo de los estudiantes y más en el preescolar,  por esto llevándolos al contexto escolar.

Los estudiantes son los protagonistas de su propio aprendizaje y es el  papel del docente tan importante que consiste en ofrecer las pautas y materiales necesarios para que puedan experimentar. Esto se consigue por medio de propuestas, de incentivar y no dar imposiciones.

Si el docente intenta satisfacer las necesidades de los niños antes de que estas aparezcan, el niño se convertirá en un receptor pasivo, sin posibilidad de experimentar, crear o socializar. Si, por el contrario, el docente no atiende las necesidades que se le solicitan, corre el riesgo de propiciar cansancio y desmotivación hacia nuevos aprendizajes.

Encontrar la medida por medio de juego,  y tener un vínculo afectivo con el niño es una de las herramientas que se pueden utilizar para que dicho aprendizaje sea más significativo para ellos, además ahí está el reto, en mirar qué estrategias podemos establecer para poder lograr este aprendizaje en ellos.

Es por esto que en el Preescolar del colegio Colombo Hebreo, trabajamos de manera acertada con cada uno de nuestros niños, viendo las necesidades y de la misma manera suplirlas. Que  aprendan a adaptarse y a desarrollar habilidades sociales; a formar parte de un grupo y a compartir en equipo. Este último es uno de los más complejos para trabajar en ellos, dado que les cuesta esta interacción con los niños de su misma edad, además  de que adquieren hábitos como horarios y normas los cuales ayudan a tener un orden en el aprendizaje.

Para lograr estos objetivos es muy importante el apoyo docente, al igual que el acompañamiento grupal e individual para lograr detectar alguna dificultad e intervenir de la mejor manera.

Cuando estas habilidades se convierten en destrezas , facilitan la adquisición de todo tipo de aprendizaje y lenguaje  los cuales se deben ir alcanzando por medio de diferentes estrategias y estímulos ubicados dentro del contexto donde el niño se encuentra, en este caso, nosotras como docentes nos encontramos capacitadas para adquirir cada una de estas responsabilidades nombradas. Además, colegio y casa  juegan un papel muy importante, pues la familia es el apoyo y debemos ir por la misma línea. Todos estos estímulos deben estar muy ligados a la realidad, para que los niños logren adquirir y poner en práctica lo adquirido. Se deben tener en cuenta los dispositivos básicos de aprendizaje (DBA),  que si se trabajan y se estimulan en su ambiente educativo y teniendo en cuenta las características, habilidades y destrezas del niño, son las que permiten la correcta asimilación del aprendizaje en todo aspecto, tanto social como académico.

Por lo anterior, puedo concluir que el lenguaje y el aprendizaje se van enriqueciendo a medida que la persona, o en este caso, el niño va creciendo. Sus experiencias son indispensables en este proceso, teniendo como acompañamiento al docente quien es el que les brinda retos  y les da las herramientas necesarias para que ellos se cuestionen. Ayudan a potenciar el lenguaje para enriquecer cada vez más su aprendizaje y que no se limiten a lo que uno les dé sino que vayan más allá sin importar la edad. Adicional a esto, es importante la observación que el docente hace en estos acompañamientos, pues de esta manera se permite detectar  a tiempo cualquier dificultad que presente el niño, dando así una mejor solución, para potenciar sus capacidades y tener un proceso integral en su entorno.

 

Jenny Peña

Directora de curso de prejardín

Por una co-educación integral

www.cch.edu.co

#VenAlColegioColomboHebreo

https://goo.gl/forms/gRaLpazLY7HItinA